Cuidado médico de la piel

Cuidado médico de la piel

Cuidado médico de la piel Revitalización y renovación de la piel personalizadas

El cuidado médico de la piel ofrece métodos personalizados, teniendo en cuenta las necesidades especiales de la piel. Este método tiene como objetivo revitalizar, limpiar profundamente y refrescar la piel. Según los resultados del análisis de la piel, se determina el método de tratamiento más adecuado para la condición de la piel del individuo. En ocasiones, este cuidado se puede aplicar con una combinación de diferentes cuidados de la piel. Se crea un folleto de tratamiento especial para cada persona.

Cuidado de la piel clásico

Este cuidado, apto para todo tipo de pieles, tiene como objetivo revitalizar, limpiar y refrescar la piel. Incluye etapas como limpieza, baño de vapor y mascarilla curativa. Suele tardar entre 1 y 1,5 horas y se realiza con productos dermatocosméticos.

Cura de cuidado de oxígeno

Este tipo de cuidado, recomendado para pieles secas y sensibles, aporta brillo, hidratación, equilibrio del pH a la piel y previene la expansión de los capilares. Al aplicarlo sobre la piel con una combinación de oxígeno y solución salina, se aumenta la elasticidad y se acelera la circulación sanguínea. En el cuidado clásico de la piel se suele utilizar vapor.

Tratamiento contra el acné

En este tipo de tratamiento se realiza un cuidado general o regional de la piel. Su objetivo es eliminar el acné, especialmente en pieles propensas al acné, equilibrar y limpiar la piel y prevenir la formación de nuevo acné.

A las personas que reciben cuidados médicos de la piel generalmente se les recomienda repetirlo dos veces al año. De este modo, la piel se revitaliza y renueva periódicamente.